martes, febrero 11, 2014

Today Is The Question: Ted Panken on Music, Politics and the Arts


To observe the 75th birthday of maestro Eddie Palmieri, “El Rey de las Blancas y las Negras,” I’m posting a pair of interviews conducted, respectively, in 2003 and 2005. The first is the raw transcript of a conversation with Mr. Palmieri and Arturo O’Farrill for Downbeat in 2003 — trumpet master Brian Lynch dropped  by and joins the conversation towards the end. The second was conducted for the press materials for Palmieri’s 2005 album, Listen Here, on which he convened guest improvisers Michael Brecker, Christian McBride, Regina Carter, David Sanchez, John Scofield, and Nicholas Payton, as well as Lynch and Donald Harrison and Conrad Herwig from his Afro-Caribbean Octet, one of the truly underrated bands of the ’90s.

http://tedpanken.wordpress.com/2011/12/15/two-conversations-with-eddie-palmieri-who-turns-75-today/

viernes, diciembre 03, 2010

Los zapatos de Manacho

Imagen5.jpg (image): "- Enviado mediante la barra Google"

Charlie Palmieri, Manny Oquendo, Mongo Santamaría y Vicentico Valdés


De izq. a der. Charlie Palmieri, Manny Oquendo, Mongo Santamaría y Vicentico Valdés. En el "ChinaTown" de San Francisco, California, 1952.

Fotógrafo desconocido.

Tomada de "Salsa and Latin Jazz Calendar, 2007". Jesse "Chuy" Varela.


viernes, marzo 21, 2008

La Bodeguita del Medio


La B del M, originalmente cargada por sergio_serrano.

La Bodeguita es ya la bodegona,
que en triunfo al aire su estandarte agita,
más sea bodegona o bodeguita
La Habana de ella con razón blasona
Hártase bien allí quien bien abona
Plata, guano, parné, pastora, guita,
Mas si no tiene un kilo y de hambre grita
No faltara cuidado a su persona.
La copa en alto, mientras Puebla entona
Su canción, y Martínez precipita
Marejadas de añejo, de otra zona
Brindo porque la historia se repita,
Y porque es ya la bodegona
Nunca deje de ser La bodeguita.

Nicolás Guillén

miércoles, enero 23, 2008

Acerca de acetatos, vinilos, pastas, o los CD... y los mp3.

Les cuento que tengo la fortuna de tener algunos "bichos" raros entre mis discos, claro está que no soy propiamente un coleccionista. Era de los que ahorraba dinero del que me daban mis padres para el colegio y cada mes me compraba un disco. El primero fue uno de Jose Fajardo, y el segundo uno de Tito Rodríguez (Return to the Palladium), el tercero uno de Bobby Rodríguez y la Compañía, "Hay que cambiar la rutina"; el cuarto "Angel Canales Live", donde aparece "Kung Fu Karate", de ahí en adelante perdí el orden, no, mentira, compré otro de La Compañía de Bobby Rodriguez... ahora si, desde ahí perdí la cuenta.

Entre los buenos, compré a la "Alegre all stars", La Cesta, varios de la Fania all Stars, Tito Puente en Hollywood (prensado en Alemania), Joe Cuba y así fui conformando alguna colección de "poca" monta. En las estanterías de los almacenes, tuve la oportunidad de ver algunas joyas que eran inalcanzables para mi bolsillo de universitario en los 80´s: Lookomi Macumba Boodoo, de Palmieri donde aparece "Colombia te Canto", ese disco más tarde lo compré en CD con otra carátula, pero no era igual, ya que la "pasta" (el vinilo) tiene un espíritu propio, diferente al del CD, es como si no fuera sintética; claro yo ahora me pongo a pensar que pueden ser reacciones adversas a lo nuevo.

Otro que vi y no compré, y me arrepiento, es Mongo Santamaría Live at Yankee Stadium donde aparece "Leah", del compositor Marty Sheller y donde toca Joe Madrid y Pablito Rosario (que señor de los bongoes es este Rosario) ese si que es ¡mucho tema!, me eriza la piel cuando lo escucho.





Hace poco compré un remasterizado, en CD, "Tres de café y dos de azúcar" de Pacheco y El Conde, y, déjenme decirles que ese "Primoroso cantar" suena mejor que cualquier cosa que haya escuchado antes. Si, los "scratchs", los rayones, tienen su encanto, los "humm" que produce el tornamesa (recuerdo los Garrard, Technics, Pioneer, Sony, Sansui, Fisher, Akai, las agujas de diamante que reproducen el sonido análogo también lo tienen, la caja en que vienen, los sellos dorados, el pesar que da botarlas, etc. Pareciera que el mundo digital es frío y poco comunicativo a nivel sentimental.

Otra cosa particular del coleccionista, es un impecable equipo de sonido en su altar, por ejemplo, un Marantz, con indicadores análogos y con cosas de quarzo por dentro ( ¡eso debe sonar!) como el 2600 . También los Yamaha, un poco más tecnologizados pero impecables cuando se le sube el volumen. Uno buenos parlantes hechos a la medida en "De la Pava hnos.", (los caleños saben), o en la 19 en Bogotá. Y es que el imperceptible sonido de las maracas sólo se logra en un buen Twiter. Una vez estuve en una salsoteca donde tenían en el techo dos filas de "twiters", era como tener al mismísimo Pete Conde tocando maracas enfrente tuyo.

No imagino a alguien haciéndole culto a una colección de 5000 discos digitalizada en un disco duro de 250 GB, pero si a un señor muy orgulloso tomándose la foto ante una estantería llena de vinilos ( que deben pesar como una tonelada ) o ante un "picó". Los "Picó", en Colombia son unos superequipos de sonido gigantescos que estuvieron en boga en Barranquilla en los 70 y 80). Me pasa que disfruto más de un tema si tengo algo tangible en las manos que tocar, un librito que leer, una foto que mirar, unas letras, o lo que sea que venga impreso en una carátula.

A propósito de vinilos, pastas y sellos disqueros, hice un homenaje a los coleccionistas en una animación que presentaré en Salsa Pa Vé, en casa Buenavista en Bogotá el pasado 4 de agosto de 2007, evento al que fui invitado como realizador multimedia y melómano que soy. En ella, por supuesto, hay varios acetatos.




Otra cosa, hay tocadiscos de LP laser, solo valen US$ 9.900,oo rebajaron de precio.


Un abrazo
Carlos Aranzazu
salsajazz.com